Facebook Twitter Google +1     Admin

EL DÍA QUE EMPEZÓ EL SIGLO XXI, NOSOTROS ESTÁBAMOS VIENDO LA TELEVISIÓN

 

Hace siete años, un día como hoy, 11 de septiembre, comenzó el siglo XXI. Para nosotros, lo españoles, todo ocurrió por la tarde; lo recuerdo perfectamente. Cuando volví de comer y entré en la Sala de Profesores la televisión estaba encendida y todos miraban una de las Torres Gemelas, que estaba ardiendo.

Había corrillos, opiniones diversas, y, como en aquella Sala de Profesores, medio mundo tenía la mirada clavada en una televisión cuando apareció lo inesperado. Un inmenso avión de pasajeros se estrelló en la segunda torre.

El resto ya lo conocéis y creo que no hace falta contarlo. Acaso porque no se puede hacer, pues aún hoy, varios años después, todo sigue pareciendo mentira.

 

Digo esto porque yo pasé la tarde entera viendo la televisión que no cesó de retransmitir las imágenes, cada vez más numerosas. Era el horror en directo que, pese a lo terrible que resultaba, no llegaba a conseguirme conmoverme.

Yo sabía (intuía) todo lo que podría suponer este acto terrorista nunca visto. El mundo ya no podría seguir siendo igual, me decía. Soy, además, español, y demasiado a menudo he tenido la terrible oportunidad de ver las matanzas del terrorismo de ETA, el sufrimiento de sus víctimas, la impotencia que también se llamó, en aquel verano, Miguel Ángel Blanco.

¿Por qué, entonces, no podía conmoverme ante aquellos rascacielos? ¿Qué me hacía ver la televisión con el ánimo de un espectador de cine? ¿Qué se había roto en mi interior?

 

Las torres eran alcanzadas una y otra vez por los aviones comerciales y, al final, terminaron derrumbándose. Miles de personas muertas en el mismo centro del mundo y millones de personas pensando que aquello no podía ser realidad. Pues no sé si os pasó algo parecido, pero aquello era tan terrible, tan sumamente real, que parecía mentira. Una película, terrorífica.

 

Varios años después, otro once pero esta vez de marzo, el terrorismo nos tocó en la estúpida ruleta de su violencia. Esta vez no hubo grabación en directo, sólo noticias dispersas, rumores, móviles que no tenían cobertura, ambulancias que corrían desesperadas por unas calles en donde los coches se abrían hacia los lados. Sin imágenes apenas recuerdo, sin embargo, que durante toda la mañana estuve conteniendo las lágrimas mientras intentaba explicar (el verbo es excesivo, tal vez imposible) qué era eso del terrorismo a mis alumnos.

 

¿Por qué ahora sí? ¿Por qué, sin necesidad de unas imágenes retransmitidas, me sentía tan mal entonces?

 

No sé si logro explicarme. Desde aquel momento no dejo de darle vueltas a mis distintas reacciones y, sobre todo, intento analizar cómo funciona la televisión en sus espectadores (quizás ahora se pueda comprender la imagen que abre el artículo). Los anuncios, los informativos, los concursos, las series…; todo lo que parece tan normal está lleno de trucos para conservar y aumentar la audiencia, mandar mensajes emocionales, generar o potenciar ideas…

Por todo eso HAGO UNA LLAMADA URGENTE. Necesitamos para este apartado de nuestro blog (que llamaremos si os parece bien CUIDADO, TELEVISIÓN), alguien que verdaderamente sepa. NECESITAMOS UN PERIODISTA, una persona con formación que pueda ir ordenándonos las ideas y guiarnos por este mundo.

Mientras tanto, os invito a todos los que tengáis cualquier tipo de reflexión sobre el tema, que vayáis enviándome vuestros comentarios o ideas, pues esto es también mirar el mundo, como reza el título del blog, acaso es la principal forma que tenemos de verlo en la actualidad, y sería muy interesante dejar de ser simples e inocentes espectadores y darnos cuenta de las cosas.

(Si no tenéis mi e mail, mandadme el vuestro en el comentario y os lo envío)

 

Vicente Camarasa

11/09/2008 08:01. sdelbiombo #. CUIDADO, TELEVISIÓN

Comentarios > Ir a formulario

sdelbiombo

Guille

Sin palabras...las dos fueron horribles, aunque a mí, personalmente, me pasó lo mismo que a tí...por decirlo de alguna manera y que probablemente pueda malinterpretarse...lo del 11-S nos pilló algo lejos comparado con lo que nos hicieron a los madrileños aquella horrible mañana. ¿Será por la diferencia cultural? Sólo tengo que decir que cuando pasó en Nueva York, todos fueron a esconderse a sus casas, y cuando pasó en Madrid, la gente atestaba Nuevos Ministerios para donar sangre, los vecinos tiraban mantas y de todo y salían a ayudar, los colegios, las empresas, todo PARÓ...y ya no hablo de las pedazo de manifestaciones que hubo. Francamente...prefiero nuestra reacción, es sin duda más humana, y supongo que eso pasaría con los medios de comunicación

Fecha: 11/09/2008 12:50.


gravatar.comSusana

¿Propones como tema de debate la TV?, pues ves preparando un blog para ella solita.
Como ya dije otra vez, es una de esas espirales dialécticas donde cada uno de nosotros podemos representar posicionamientos multiples y opuestos, pero para empezar con el hoy, cualquier periodista seguro que te respondería con una historia que habla de la importancia de la proximidad tanto fisica como cultural, y que es inversamente proporcional al numero de victimas,(No me se muy bien como es literalmente ) pero para un britanico, creo que empezaba con 800 personas en India,se va aproximando a occidente, a Europa disminuyendo el número cada vez más y va terminando como con un par de muertos en la Isla,y por último un solo individuo en su barrio.

Ya, ya se que no es solo eso, que estamos hablando del 5ºPoder y su arma mas poderosa, y no se rian, de herramientas casi esotericas como la telehipnosis, mensajes subliminales,...!De las masas!
Que el debate de lo mala que es la tele, siempre presenta a alguien que defiende lo magnifico que puede ser su buen uso, y a mi parecer tiene razon, también Nobel, Einstein y otros congeneres pensaron en grandes pasos para la humanidad y terminaron horrorizados con las posibilidades del mal..

!Ay Madre!, ¿que vamos a terminar hablando del Bien y el Mal ?

Como advertí, esto es un comentario para "abrir boca" se me vienen a la mente muchas notas más, asi que !hasta pronto!

Fecha: 11/09/2008 14:30.


gravatar.comfinger

En realidad la televisión es muy engañosa; seguramente hay muchas cosas que nos gustan más por el efecto de la publicidad que porque realmente nos gustan; y muchas que nos enternecen o nos asustan por, como tú dices la forma que tiene la televisión de transmitirnoslas.

Pero puede ser de verdad ese el motivo por el que no te conmoviste por lo del 11-S, ni la mayoría de nosotros tampoco? A mi en cierto modo también me pasó, no es que no me conmoviese, es que lo que sentí no fue nada comparado con el 11-M. Siempre he pensado que el principal motivo es que EEUU es un país que queda muy lejos de nosotros, geográficamente y culturalmente; las cosas allí deben de ser realmente distintas. Además está ese pensamiento general (o al menos a mi me pasa) de que EEUU va aparte, de que allí todo puede pasar.

Sin embargo cuando pasó aquí, para mi fue una terrible conmoción porque era mi país, mi ciudad, y mi gente; era como si se respirara tristeza por la calle.

No sé si fue el efecto o la forma de las noticias, pero seguro que si alguien nos explicase el efecto que tiene la televisión en nuestró pensamiento y en nuestras opiniones quedaríamos escandalizados.

Fecha: 13/09/2008 17:40.


gravatar.comCris Xococrispip!

Esto de los atentados terroristas...es horrible...Quizá nos impactó más por la cercanía del atentado, eso seguro, y también más porque en el casi del 11-S los de nuestra edad solo teníamos 11años y ,aunque nos aterrorizó y nos causó pesadillas, no éramos conscientes como en el atentado de Madrid o ahora mismo...
Y la televisión...No sé, yo pretendo ser periodista y cómo no,la apoyo porque, aunque sea una caja tonta que nos tiene enfrente todo el día,qué haríamos sin una información tan rápida y, a veces, precisa...Si lo pensamos, aunque suene muy raro,la falta de información es casi peor que el conocimiento de lo ocurrido y esto es lo que la televisión nos soluciona rápidamente.
Y, claro que la televisión deshumaniza muchas cosas o las exagera para crear audiencia,pero eso ocurre en todas partes, ya sean periódicos, arte o lo que sea...

Fecha: 13/09/2008 17:44.


Nuria

A mí me afectó bastante el 11-S, quizás porque me pilló pequeña pero ya lo sufieciéntemente mayor para saber lo que pasaba, o simplemente porque uno de mis primeros recuerdos de la infancia es estar en la terraza de una de las torres gemelas...me impactó porque yo "había estado allí" y ahora se estaba cayendo.
Pero es verdad que nada puede compararse al 11-M. Para nosotros el 11-S fue el shock, el pánico, pues nunca había pasado nada igual. Es verdad que no llegó a ser nada má, porque nos parecía algo lejano y casi de película.
Sin embargo, el 11-M fue dolor en estado puro. Daba igual si no conocías a nadie de los que iban en ese tren, porque todos compartimos ese dolor, lo hicimos nuestro. Por eso salimos a la calle, por eso nos unimos por una vez; porque era algo que sentíamos que nos habían hecho a todos.
Me parece muy interesante este tema sobre la televisión, a ver que vamos sacando...

Fecha: 15/09/2008 22:41.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris