Facebook Twitter Google +1     Admin

EL RECEPTOR TAMBIÉN EXISTE

Como receptor del mensaje no tienes información de cómo funciona, pero en el lado del emisor todo tiene un porqué: libros de estilo, normas, métodos, fórmulas, recetas…

Como aquí mismo hemos hecho, culpamos a los medios, a las herramientas. !Tele, mala!  También emitimos juicios despectivos sobre los periodistas y similares en su conjunto. Pero si no recuerdo mal, son las crónicas el cimiento de la Historia, y conocer la honestidad del cronista (y por tanto su grado de objetividad) lo que nos permite darle veracidad.

Por eso, nos debíamos empezar a preguntar, cuando recibes un e-mail o manejas un medio de comunicación, quién y con qué intereses te lo remite. En muchas ocasiones encontraremos técnicas para crear listas de spam, publicidad enmascarada, cadenas ridículas, leyendas urbanas interesadas o simplemente falsas, interpretaciones beneficiosas para partidos o empresas…

Por eso sería maravilloso que pudiéramos disponer de un filtro que nos dijera cosas como:


Los datos adjuntos, las imágenes y los vínculos de este mensaje se han bloqueado por motivos de seguridad. Su fuente no es fiable ¿Mostrar el contenido?
 


Mientras esto no exista (y mejor que nunca aparezca, pues bien podría ser una forma de censura camuflada) el filtro lo tendrán que generar nuestras mentes.

Tendremos que prestar la suficiente atención, ser lo suficientemente críticos para calibrar hasta qué punto podemos confiar en lo que nos envían o nos retransmiten

Y así, en vez de apagar la tele o el correo, encender nuestro entendimiento, disfrutar e incluso aprovechar la posibilidad de ensancharle.

Iremos viendo algunas maneras de hacer este juicio crítico.

 

Susana

16/09/2008 15:03. sdelbiombo #. CUIDADO, TELEVISIÓN

Comentarios > Ir a formulario

sdelbiombo

gravatar.comCris Xococrispip!

¡Qué bueno el artículo!
Me ha encantado enterito...Y tienes toda la razón porque,en la tele tiene que haber de todo,cosas buenas y malas,publicidad para unos u otros,rumores...Y,obviamente,no podemos creernos todo lo que veamos.¿Qué sería si no de nuestros cerebros?Se volverían vagos al recibirlo todo machacado...
¡Impresionante el artículo!

Fecha: 16/09/2008 19:53.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris