Facebook Twitter Google +1     Admin

LAS RELIQUIAS BARROCAS. ENTRE LA PROPAGANDA. LA RELIGIOSIDAD Y EL MORBO

 

Cuerpo incorrupto en San Francesco in Ripa

 

Sólo durante algunos momentos de la Edad Media las reliquias de santos y mártires lograron tal importancia como en la época barroca, especialmente en Roma como capital del Catolicismo. Varias causas motivaron esta verdadera fiebre que aún perdura en la ciudad italiana

 

 

Cráneo de San Valentín en Santa María in Cosmedin

 

Por una parte debemos recordar que nos encontramos en pleno cisma. Lutero y más tarde Calvino se habían separado de la iglesia católica y negado mucho de sus sacramentos y liturgias, entre ellos, el culto a las reliquias, pues se consideraba una verdadera idolatría rezar ante unos huesos (en su mayoría falsos) en vez que al verdadero Dios.

 

San Silvestre

 

Por tanto las reliquias serán uno de los frentes de batalla de la Iglesia contrarreformista, igual que lo pudieron ser los apoyos a la pintura y la escultura de las iglesias, la exaltación de la confesión o de la eucaristía, del culto a la Virgen o los santos… Una batalla ideológica en la que la iglesia católica  reafirmaba sus señas de identidad frente a los reformistas y reutilizaba el arte de una forma sentimental y emotiva que consiguiera atraer a los fieles de una manera intuitiva, sin grandes cuestiones teológicas ni discursos.

Es el juego de los sentidos y las emociones que caracterizará todo el arte barroco que está comenzando en estos momentos, en gran parte impulsado por el Concilio de Trento.

 

Cráneo de San Juan Bautista en San Silvestro

 

Por otra parte, un descubrimiento casual y un posterior libro serán también los causantes de este culto renovado a las reliquias. En 1578, un derrumbamiento de tierra en la Via Salaria dejó paso libre a las catacumbas de Priscila y maravilló a un niño, que poco después comenzaría a explorarlas. Era Bosio, que en los 36 años siguientes llegó a descubrir más de treinta cementerios del cristianismo primitivo y comenzó a escribir una obra (terminada por Severano), que se publicaría en 1634: la Roma Subterránea.

El libro fue un verdadero éxito para la época y generó toda una fiebre por la búsqueda de reliquias de santos y mártires que apuntalaran la fe y aumentaran los peregrinaciones.

(Una excelente narración de los hechos la realiza Emile Mâle en su Arte de la contrarreforma)

 

Relicario de Santa Inés en Santa Agnesse in Agone

 

Para hacernos una idea del fenómeno, sólo sería necesario citar que en el nuevo Vaticano que se reconstruía desde el siglo XVI, Bernini tomó cuatro de las grandes reliquias para colocarlas en los cuatro machones de la cúpula: el velo de la Verónica, la cruz de san Andrés, la lanza de Longinos…

 

 

San Longinos. Escultura de Bernini en el Vaticano.

 

 

Muchas de las iglesias construidas o reconstruidas en este momento fueron fruto de estas reliquias encontradas como Santa Cecilia en el Trastevere (de la que se descubrió su cuerpo incorrupto que se muestra, como otros tantos, con una cubierta de cera sobre la piel y vestido, tan inquietantes, en numerosas iglesias romanas) Santa Práxedes, San Agnese in Agone, Santa Bibiana…

 

 

Cuerpo incorrupto de San Benedetto mártir en San Apolinar

 

Junto a todas estas reliquias de las catacumbas, podemos encontrar en la ciudad muchas otras que se custodiaban  desde los primeros siglos del cristianismo, fruto de las investigaciones de Santa Helena (la madre de Constantino) que ya comentamos hace un tiempo en un artículo sobre la Vera Cruz.

 

Las famosas cadenas de San Pedro en San Pietro in Vincoli

 

Relicario de Santo Tomás en Santa María Maggiore

 

Relicario de la Santa Espina. Santa María Maggiore

 

Cabello de la Virgen María en Santa María Maggiore

 

Uno de los relicarios más famosos de Roma, en la Santa Escala (la imagen se pretende pintada por la propia divinidad, akeropita". A ella se llega por los 28 escalones que, de acuerdo con la tradición, son los escalones que ascendían hacia el pretorio de Pilato en Jerusalén, subidas por Jesúsr durante su Pasión)

.

Las reliquias de Santa Teresa


 

Para saber más

http://es.catholic.net/turismoreligioso/662/1202/articulo.php?id=6954 (localización de las reliquias de la Pasión de Cristo)

http://perso.wanadoo.es/estudioateo/documentos/reliquias.htm (desde el punto de vista ateo, una relación de las más sorprendentes reliquias)

 

Vicente Camarasa

 

09/09/2009 08:00. sdelbiombo #. BARROCO

Comentarios > Ir a formulario



gravatar.comMaría

Me encanta toda la mitología que hay en torno a las reliquias... Procuro ver todas las posibles, y aunque parezca que no, hay en todos sitios (que he visto reliquias en sitios que no me lo podia imaginar).

Hace tiempo que no me paso por allí, pero en la Iglesia de San Antón, en la calle Hortaleza (en las escuelas Pias) está también San Valentin (¿cuántos habrá?), justo debajo de la última comunión de San José de Calasanz, de Goya.

Y otras impresionantes, en pleno centro de Zaragoza (las últimas que he visto), en una necrópolis paleocristiana convertida en capilla, que conserva la estructura inicial y un par de sarcófagos, además de las reliquias de las Santas Masas (que según me explicaron, es la mezcla de las cenizas de los santos, que cristalizan y se unen o algo así) además de restos de Santa Engracia y otros mártires.

Y otra reliquia, esta en París, un lignum crucis, que está en la iglesia de los hermanos cruzados (muy cerquita del pompidou, en el forum de les Halles), traida por Santa Helena de uno de sus viajes. Está dentro de un cofre, y obviamente no se puede ver (no como en Liébana, que la gente la babosea a placer... que supongo que es para lo que sirven las reliquias), pero aún la siguen rindiendo culto, todos los viernes, y según el ritual ortodoxo.

Fecha: 09/09/2009 10:04.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris