Facebook Twitter Google +1     Admin

EL JARDÍN EN ROMA (II) DE LAS FONTI DE CLITUNNO A LOS JARDINES IMPERIALES

 Anterior a la influencia griega, y como una herencia etrusca, los romanos ya sentían una fuerte veneración por la Naturaleza y habían sacralizado ciertos lugares en bosques y cursos de agua en donde habitaban genios a los que no interesaba perturbar

En este sentido aún existe un lugar maravilloso en la Umbría, cerca de Spoletto, llamado el Clitunno (ya citado por Plinio el Joven). Se trata de un conjunto de lagos en torno a un río sacralizados desde antiguo y que ahora se han acondicionado como lugar de descanso.

 

Tomado de http://www.walkingitaly.com/motori/279/279.htm

 En sus alrededores aún se conserva un templo romano parcialmente convertido en iglesia en la Alta Edad media.

 

Tomado de http://lh5.ggpht.com/_pCDZ2Fx5IuQ/R7OyPbt4nMI/AAAAAAAABsU/PICm2_vXs3s/P2082942.JPG

 

Posteriormente, y como ocurrió en escultura o arquitectura, la influencia helenística se hará presente, tanto en los jardines públicos como en los privados.

Los primeros fueron construidos como una forma más de propaganda política, siendo los más conocidos los realizados por los emperadores.

El primero en realizar una donación de sus jardines a la ciudad fue Julio César, aunque apenas conservamos de él.

Mejor fortuna ha tenido la famosa Villa Jovis que Tiberio hizo edificar en la isla de Capri, a donde llegó incluso a trasladar su corte.

El edificio se situaba en una de las alturas de la isla, casi 300 metros sobre el nivel del mar.

De sus jardines poco nos ha quedado, pero interesa especialmente por el intento de integrar la arquitectura en el paisaje, generando un concepto de vista probablemente de origen griego.

Así nos podemos encontrar vistas espectaculares, tanto de la costa peninsular como del mar o del bello bosque mediterráneo que la rodea. Valgan estas pequeñas imágenes para darnos cuenta del concepto.


El más monumental de todos los palacios imperiales fue la famosa Domus Aúrea de Nerón. Para construirla el emperador ordenó el incendio de Roma, luego atribuido a los cristianos. Para darnos cuenta de sus proporciones, el actual solar que ocupa el Coliseum era su estanque con una figura gigantesca del emperador en su centro (el coliseo).

Tras su muerte, gran parte de él fue reurbanizado pero aún conservamos algunos restos semienterrados (las grotte, de ahí la palabra grutesco), como el salón principal, una gran sala circular con un óculo central que dejaba entrar la luz y servía para observar las estrellas durante la noche, un claro simbolismo del poder imperial que domina el sol y las estrellas

Su actual estado de conservación es pésimo e incluso corren el riesgo de perderse

 Restos domus Aurea. Nerón

Tomado de http://www.artehistoria.jcyl.es/civilizaciones/jpg/CDD08100.jpg

 

Otro de los grandes jardines imperiales fue la Villa Adriana, a las afueras de Roma. Totalmente helenizado, Adriano quiso hacer de ella una recopilación del mundo griego, con bibliotecas, templos, termas,  un gran estanque (El Canopo) rodeado de copias de escultura griega, una pequeña isla para la soledad del emperador

 

 El teatro marítimo. Isla para el descanso particular del Emperador

 

 El Canopo

 

Para saber más de la Villa Adriana

http://www.tibursuperbum.it/es/monumenti/villaadriana/index.htm

Domus Aurea

http://victormacias.blogia.com/2004/111002-domus-aurea.php

Un interesantísimo estudio del jardín romano de Francisco Bueno

 

 Vicente Camarasa

23/08/2011 00:44. sdelbiombo #. Arte romano

Comentarios > Ir a formulario

sdelbiombo

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris