Facebook Twitter Google +1     Admin

EL GESÚ. LA PLANTA

El Gesú es una referencia obligada para cualquier visitante a Roma, pero aún más para quien guste del arte y quiera ver el origen de una de las tipologías más imitadas de la arquitectura. Tanto su planta como alzado o portada son referencias que se repetirán en la Historia del Arte a lo largo de dos siglos.

Probablemente sus autores no fueron conscientes de la relevancia y sólo intentaron poner en la práctica los preceptos emanados del Concilio de Trento dentro de unos presupuestos manieristas, entonces vigentes en Roma.

Para ir conociendo mejor esta obra vamos a dedicarle varios post (en el final del post se encuentran los enlaces) usando este primer post para explicar la planta. Aquí tenéis su proyecto.

Tomado de http://josepinbarroco.blogspot.com.es/2009/02/il-gesu.html

A primera vista recuerda a una típica planta de cruz latina y con cúpula en el crucero, pero las novedades son varias.

En primer lugar destaca una amplísima (y relativamente corta) nave central, pensada para la presencia de los fieles en la Misa (tan reivindicada en Trento) que no tendría obtáculos visuales para ver el altar y poder seguir así la predicación. (Incluso los grandes machones del crucero, siguiendo la idea miguelangelesca para el Vaticano, se achaflanan, para así ganar en visibilidad).

Por el contrario las naves laterales no son tales, sino capillas comunicadas por pequeñas puertas y cubiertas de forma central con una cúpulas. Estos lugares, recogidos visualmente serán perfectos para la veneración de los Santos (de nuevo Trento) o para colocar en ellos los confesionarios básicos para eliminar el libre examen protestante evitando solicitaciones y otras prácticas que fueron demasiado irregulares en los tiempos de la gran crisis de la iglesia.

Planta de Sant Andrea della Valle. Maderno. XVII. Roma

Los brazos del crucero son sumamente cortos para no restarle protagonismo a la gran cúpula (con todos sus significados celestiales). Cortos pero suficientes para subrayar los dos grandes altares dedicados a los fundadores de la orden (San Ignacio a la derecha, San Francisco Javier a la izquierda) con sus respectivas reliquias (Y Trento, de nuevo, y su vocación por el culto a las reliquias que explotaría en el Barroco)

Altar del crucero dedicado a San Ignacio

En cuanto al presbiterio se prescinde del habitual ábside semicircular para colocar un testero plano que se adapta mejor a la colocación de un gran cuadro de altar (las palas) en donde narrar los misterios de la religión.


En cuanto al origen de esta planta se hablan de dos fuentes. La primera, de largo alcance, la relacionaría con las construcciones tardomedievales de las órdenes mendicantes tan habituales en Italia y que influirían decisivamente en el górico mediterráneo, tan representado en esta zona y que nosotros hemos tenido la ocasión de analizar ya en la catedral de Girona o en Santa María del Pi, Barcelona

Planta Santa María del Pi, Barcelona. Siglo XIV

Más cercanos en el tiempo e ideología sería la planta de San Andrés de Mantua de Alberti, especialmente en cuanto a su configuración de naves laterales por medio de capillas intercomunicadas

Tomado de http://web.educastur.princast.es/proyectos/jimena/pj_leontinaai/arte/webimarte2/WEBIMAG/RENACIMIENTO/andmant.htm

Hacia el futuro esta planta tendrá, como ya decíamos, unas repercusiones enormes. Valga esta pequeña comparación entre el Gesú, la Clerecía de Salamnca (Gómez de Mora) o la Catedral de San Isidro en Madrid (Padre Bautista)

Tomado de http://madrid2008-09.blogspot.com.es/2008/12/mircoles-3-de-diciembre.html

.

OTROS POST SOBRE EL GESÚ EN NUESTROS BLOG

.

La fachada de Giacomo della Porta

.

La decoración


19/06/2012 14:56. sdelbiombo #. Manierismo

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comMontse

Estupenda entrada, conectando espacio e ideas culturales y religiosas de la época.

Fecha: 19/06/2012 17:07.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris