Facebook Twitter Google +1     Admin

TEORÍAS SOBRE EL ROMÁNICO ERÓTICO

Siempre ha llamado la atención que en un estilo tan controlado por la iglesia, y con claro carácter didáctico, aparezcan este tipo de imágenes, en ocasiones verdaderamente explícitas.

Ante ellas los investigadores no están de acuerdo, e incluso, a menudo las intentan despachar de una forma apresurada.


Yo tampoco tengo una explicación coherente y en este artículo me limitaré a recoger algunas de las ideas que se han expuesto sobre el tema, aunque ninguna de ellas me llega a convencer por completo.

Un primer grupo (que se inicia en la historiografía tradicional, evidente derivada de una determinada ideología, y aún se mantiene en la actualidad) sigue la explicación tradicional del arte románico como un método didáctico para la enseñanza de la religión y el control moral de la población, aún escasamente evangelizada y con numerosos recuerdos y costumbres paganas.


Así opinó Lampérez, Serrano Fatigati o, más recientemente Herrero Marcos que, como ya vimos, las analizó a la luz de los Penitenciales de la época.

En todas ellas se insiste que el realismo, a menudo casi pornográfico, es una forma de acercamiento rápido a la mentalidad de la época.

Tomado de  http://blogs.elpais.com/papeles-perdidos/2012/01/sexo-y-arte-romanico.html

Frente a ellos surgió una primera discrepancia. Sin negar por completo su función didáctica, autores como Ruiz Montejo, Pérez Carmona o García Guinea ya se plantean que, su propio realismo, termina por encubrir su carácter de enseñanza moral, tal y como afirma Caro Baroja: "más producen curiosidad por el vicio que respeto por la virtud"


Frente a ellos, existen otros autores que ven en estas representaciones una forma de plasmar la vida cotidiana de mundo feudal, alejado por completo de nuestros esquemas tradicionales. Hablan así de una continuidad de las culturas de la Antigüedad (Egipto, Grecia o Roma) en donde el sexo y su representación no planteaba ningún escrúpulo moral. Como afirman Olmos y Varas (cuyo libro podéis ver comentado aquí) "el hombre medieval mezclaba fácilmente lujuria y fe", sobre todo "en una sociedad bastante paganizada, en donde el cristianismo tenía más de imposición que de convicción".

Fragmento del Pilar de la lujuria. MAN

 

En esa misma se une Jaime Nuño, que habla de una mentalidad mucho más abierta que la actual (según el autor, la verdadera ola de puritanismo en la Iglesia se producirá tras el Concilio de Trento), y trae a colación las numerosas narraciones y cancioncillas de alto contenido erótico de la época


Tomado Fundación Santa María la Real

El gran problema de esta teoría es casarla con los propios comitentes. ¿Cómo permitían curas, abades y obispos este tipo de representaciones en sus iglesias?

Tomado de  http://blogs.elpais.com/papeles-perdidos/2012/01/sexo-y-arte-romanico.html

Ante ello los propios autores responden con una nueva hipótesis: un intento de los propios eclesiásticos para incitar a la procreación, imprescindible en una sociedad tan escasa y sometida a tantos peligros (curiosamente muchas de las mujeres exhibicionistas tienen la cabeza tapada, como corresponde a la mujer casada)


 Junto a estas opiniones predominantes aún podemos plantear otras como la de Ruiz Montejo, que asocia estas representaciones con lo carnavalesco y su inversión de valores, o las propuestas por Atienza, que las relaciona con corrientes ocultas en la historia del arte (lo esotérico) que tiene una lectura distinta según la iniciación del espectador. A través suyo se conectaría con las culturas orientales (a través de Egipto y los cultos mistéricos de Grecia y Roma) y su idea del sexo como una forma de conocimiento superior


Un buen artículo de Jaime Nuño

.

Vicente Camarasa

16/07/2013 08:56. sdelbiombo #. ROMÁNICO

Comentarios > Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris