Facebook Twitter Google +1     Admin

El Mont Saint Michel, “Maravilla de Occidente”.

 Foto por cortesía de Juan Aranda

La primera vez que se llega al Mont Saint Michel con la marea baja no es nada extraño pensar que se trata de una broma, de un engaño para los turistas. Ciertamente es impresionante la visión de la ciudadela amurallada coronada por la abadía, rodeando el monte, pero no parece posible que, en ningún momento, el mar llegue simplemente a acercarse a ella.

El monte está situado entre campos y extensiones de arenas movedizas (con fama de haberse cobrado unas cuantas víctimas y que alimentan incluso alguna que otra leyenda) que se confunden en el horizonte, donde apenas sí se alcanza a vislumbrar el mar, a 20 kilómetros de distancia cuando las mareas son más bajas. Sólo los constantes horarios colocados por doquier y la excesiva humedad del suelo anuncian lo que va ocurrir.

Y entonces sucede. De forma aparentemente lenta al principio e increíblemente veloz después, el lejano mar comienza a acercarse ola a ola, hasta que sin pararse ni un momento, el monte queda convertido prácticamente en una isla (aunque actualmente queda ligado al continente por la Grande Rue, única carretera de acceso).

 

Saint Michel con marea alta

Tomada de http://es.wikipedia.org/wiki/Imagen:France-Mont-Saint-Michel-1900_bordercropped.jpg

 

Ubicado entre las regiones francesas de Bretaña y Normandía, el Mont Saint Michel  fue un importante lugar de peregrinación desde la Edad Media, una fortaleza disputada por ingleses y franceses en la Guerra de los Cien Años, una prisión durante la revolución Francesa, y un núcleo de leyendas que se remontan a la fundación de la abadía.

Se cuenta que el propio arcángel San Miguel se apareció una noche en sueños  a San Auberto, obispo de Avranches, para exigirle la construcción de un oratorio en el Monte Tumba, tocándole en el cráneo con el dedo (según otra versión, lo atravesó con su espada) para dejar una prueba tangible a toda la humanidad (al parecer, la calavera del obispo se conserva aún con el agujero que le hizo el arcángel). Así pues, San Auberto erigió un santuario dedicado a San Miguel en el año 708, hace exactamente trece siglos.

En el año 966 el duque de Normandía ordenó que se trasladara al monte una comunidad de monjes benedictinos, quienes comenzaron a construir la abadía, que se fue ampliando a lo largo de los años, desarrollándose un pequeño pueblo en torno suyo. Pronto comenzó a recibir numerosos peregrinos y su fama se extendió, comenzando a ser dándosele incluso el nombre de “Maravilla de Occidente”.

Además de su función religiosa, las gruesas murallas y fortificaciones de la ciudadela, sumadas a la situación geográfica del lugar, hicieron del Mont Saint Michel una fortaleza inexpugnable durante la Guerra de los Cien Años, convirtiéndolo en un lugar simbólico de la identidad nacional.

Con la Revolución Francesa, la comunidad religiosa fue disuelta y la abadía utilizada como cárcel hasta 1863. Desde finales del siglo XIX  ha sido objeto de numerosas restauraciones.

Fue incluido en la lista de patrimonio mundial de la UNESCO en 1967 y actualmente es uno de los enclaves turísticos más importantes de Francia.

Foto por cortesía de Juan Aranda

 

 

La abadía posee un plano bastante original, debido a los problemas topográficos (tuvo que adaptarse a la forma piramidal del peñón, rodeándolo).

La iglesia abacial, construida a principios del siglo XI, se encuentra a 80 metros sobre el nivel del mar, colocada sobre una plataforma de 80 metros de largo compuesta por varias criptas subterráneas que ayudan a sostener el gran edificio (como la cripta de San Martín, que también se comunica con el osario de los monjes).

Interior iglesia. Zona románica. Foto por cortesía de Juan Aranda

El coro de la iglesia fue destruido por un incendio y reconstruido en el siglo XIV en estilo gótico flamígero (el gótico más tardío, con mayor importancia en la decoración), ornando y llenando de luz a la oscura y austera iglesia románica. Para sostenerlo se necesitará otra cripta más, “la de los gruesos pilares”. Como cubierta se utiliza una bóveda revestida de madera, elemento muy típico de la arquitectura normanda, que también aparece en otros edificios de la abadía, como el refectorio

 

Interior iglesia. Coro gótico.

Tomado de http://www.sacred-destinations.com/france/mont-st-michel.htm

No se conserva la fachada original de la iglesia, sino la neoclásica que se construyó en el siglo XVIII. A finales del siglo XIX, se coronó la iglesia con una aguja neogótica rematada por una estatua de San Miguel en cobre dorado.

  

Junto a la iglesia y primer monasterio románicos, comienza a construirse en el siglo XIII La Merveille, una gran ampliación de la abadía. Se trata de un edificio de tres pisos situado en la pendiente del peñasco, sostenido con enormes contrafuertes y con una estructura cada vez más ligera según se avanza hacia la cima, para facilitar la sujeción.

Los tres niveles de La Merveille reflejan la jerarquía monástica: los monjes vivían en el nivel superior (el más cercano al cielo), entre el claustro, el refectorio y la iglesia. Los nobles recibidos por el abad se alojaban en el nivel intermedio, mientras que peregrinos y soldados utilizaban el inferior.

De La Merveille destacan ante todo el refectorio (una nave larga y estrecha inundada de luz por los ventanales que cubren sus muros laterales) y el claustro, lamentablemente muy mal conservado, por lo que se encuentra restaurado casi por completo.

 

Refectorio

Tomada de http://www.sacred-destinations.com/france/mont-st-michel.htm

 

 

 

 

Claustro. Foto por cortesía de Juan Aranda

 

Personalmente recomiendo visitar el Mont Saint Michel a todo el que tenga la oportunidad de hacerlo. Además de las increíbles mareas o de la belleza de la abadía, recorrer las calles de la Ciudadela es como volver a la Edad Media, aunque desgraciadamente, la enorme cantidad de turistas que plagan el Monte y sus alrededores (y más este año, que se cumplen los trece siglos desde su fundación) quizá hagan un poco más difícil disfrutar de este lugar único.

 

Para terminar me gustaría recomendar también a los que vayáis alguna vez por esta zona una visita a la cercana Saint Malo, una preciosa ciudad fortificada al borde de la bellísima Costa Esmeralda.

 

Nuria Zapardiel

 

Gótico;SaintMichel;LaMerville;SanMiguel;peregrinaciones

09/09/2008 08:53. sdelbiombo #. GÓTICO

Comentarios > Ir a formulario

sdelbiombo

Guille

Tal y como lo cuentas me entrar unas ganas terribles de ir a Normandía y visitar el Mont Saint Michel, hasta de cruzarme nadando si es que llego cuando hay marea alta

Fecha: 09/09/2008 13:17.


Margot

Me encanta el comentario que ha puesto nuestro amigo David Meca.....pero hoy en día hay una carretera así que tranquilos lectores asiduos....no tendréis que chapotear....XDDDD
Me encanta Saint Michel...recuerdo que me explicaste ochenta veces que si bajaba la amrea y se qedaba rodedao de tierra q si subia le rodeaba el agua y yo te decía...-YA LO SE NURRRRRR-.Quieres saber cómo? Cierto anuncio de pepsi que grabó la selección española hace tiempo fue grabado ahí, y además mi profesora de framcés del antiguo cole nos estuvo rato largo hablando de cuan maravilloso es.

Y lo es, sin duda alguna, es una fortaleza natural....no sé Nur, el típico castillito pequeñin al que nos iremos a vivir juntas cuando seamos mayores ehh!
Me encanta que lo hayas hecho de él...no sólo es una obra de arte sino algo que me llamó la atención caundo era más pequeña....gracias por haberlo hecho de Saint Michel Nur...
tE QUIERO PEQUEÑA NOVIA DE... ¡Está vivoooooooooo!

Fecha: 10/09/2008 00:46.


gravatar.comLaura

La verdad es que me has hablado unas cuantas veces de este lugar y yo ya pensaba que tenía que ser un sitio precioso, pero he visto la foto y parece tan sacado de un cuento... Creo que lo incluiré en mi lista de destinos próximos a visitar.
Una de las cosas que me han llamado más la atención son las arenas movedizas, siempre he querido verlas en acción.
Son los rincones como estos los que aún conservan la belleza del mundo que destruímos cada día.

Fecha: 10/09/2008 20:35.


gravatar.comCris Xococrispip!

Un artículo impresionante,Nur!!No esperaba menos de tí...La verdad es que de este sitio no sabía más que su nombre, pero me has convencido de que tengo que conocer el Mont Saint Michel cuanto antes!!Esas mareas,sus arenas movedizas,los edificios...maravillosos!!

Fecha: 11/09/2008 01:25.


gravatar.comj.diaz

esta web es muy bonita sobre todo por sus fotos

Fecha: 26/03/2009 15:31.


pepe

pero ¿has leído algo o sólo has ojeado las fotos?

Fecha: 04/04/2009 17:04.


gravatar.commigel sanchez

es impresionante todo lo que as podido acer xdxdxdxd esto es una tonteria, la berdad esk me e inventado el nombre... era ara decir algo..

xdxd
k te lo pases bien

firmado "migel sanchez"

Fecha: 01/05/2009 14:22.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris