Facebook Twitter Google +1     Admin

LOS ORÍGENES DE LA ESCULTURA GRIEGA. EL ARTE GEOMÉTRICO QUE PICASSO NOS ENSEÑÓ A MIRAR DE NUEVO

 

 

 

 

 

Caballo-trompeta de la época geométrica griega.

 

Podríamos establecer la invasión de los pueblos del Mar (acaso los dorios, en torno al 1200) como el final de la etapa prehelénica (cicliadas, minoico y micénico) y el comienzo verdadero del mundo griego.

A partir de entonces el arte ha distinguido varias etapas. Nosotros nos ocuparemos de las dos primeras, la Edad Oscura (cuyo final será el arte del periodo geométrico) y la polis arcaica (el arte arcaico)

Durante el Periodo Oscuro se advierte un descenso brusco de todas las formas artísticas (y en general culturales) del que no se recuperará el mundo griego hasta el siglo  VIII

Comenzará entonces el llamado arte geométrico, especialmente importante en lo que se refiere a la cerámica y los pequeños bronces que se caracterizan por su esquematismo. Frente a lo armónico que caracterizará el clasicismo del V a C., estas figuraciones tienen más de arte prehistórico o arcaico.

Si os fijáis en estas fotografías (Museo Nefertiti de Berlin) representan especialmente animales por medio de la técnica de cera perdida (se hace la figura en cera, se recubre de barro y, al calentarla, la cera sale por unos agujeros dejados para este fin, quedando un molde hueco que se llena de bronce. Sólo es viable para pequeñas figuras)

 

  

Como se pueden ver los rasgos son básicos, reduciendo la realidad a puras formas lineales, al igual que ocurre en la pintura de la cerámica del mismo momento, con sus famosos desfiles mortuorios (prótesis) en donde aparecían carros tirados por caballos y mujeres llorando (plañideras) que apenas si eran unos cuantos triángulos unidos

 

.

 

 

.

 

 

Esta forma de reducción de la realidad se encuentra muy extendida por todo el mediterráneo en el primer milenio antes de Cristo, e igualmente la podemos encontrar en el mundo etrusco como en el íbero

 

 

Exvoto íbero. Museo Arqueológico de Madrid.

 

En realidad casi todas estas figuras son exvotos. Pequeñas ofrendas que se realizarán en los santuarios (como el de Olimpia), pidiendo algún tipo de intervención divina. Por ello será habitual la presencia de animales (el caballo como signo de prestigio de la incipiente aristocracia), guerreros (que buscan así la protección divina)…

Según vaya pasando el tiempo su esquematismo se irá reduciendo, encaminándose cada vez más hacia un cierto realismo que luego pasará a las esculturas en piedra. (Si os fijáis en la figura central de la foto seguro que a muchos les recordará las figuras de los kuroi de los que pronto hablaremos)

 

  

Lo que resulta verdaderamente curioso que casi veinticinco siglos después estas fórmulas de representación tan alejadas del realismo vuelvan a resurgir. Serán las Vanguardias históricas de principio del siglo XX las que redescubrirán este y otros artes considerados primitivos (máscaras africanas, arte egipcio, arte íbero, arte infantil en el surrealismo…) buscando una nueva forma de expresión más auténtica y verdadera que la de la pintura y escultura tradicional.

Nos encontraremos esta actitud en Brancusi, Matisse, los expresionistas alemanes del Puente o en Picasso.

Será el regreso a lo sencillo, a lo esencial; un proceso de lenta y paciente eliminación de los detalles hasta quedarse con el esqueleto de la realidad, tan simple como emocionante.

 

Para comprenderlo mejor, mirad este toro de Picasso


 

 

Tomado de unacatedravideo.wordpress.com

 

 

 

Seguro que algunos dirán: qué fácil, qué tontería… Eso también lo podría hacer yo…Pues a menudo se confunde lo sencillo con lo fácil, y se le da poco valor. Muchos creen que, por tener pocos trazos visibles, este tipo de dibujos carecen de mérito cuando es todo lo contrario. Lo más fácil es poner muchos detalles, esconder el motivo en miles de trazos o pinceladas, mientras que lo complicado es despojarse de todo y tener el valor de presentar la figura desnuda de cualquier tipo de decoración.

Tomado de lexchristianorum.blogspot.com.es

 

Quizás ahora sea el momento de volver al principio del artículo y remirar con ojos nuevos las figuras y dibujos sobre cerámicas de los primeros griegos. Tal vez no se vean ya de la misma manera y se pueda apreciar toda su fuerza expresiva.

Si lo conseguís le deberéis a Picasso que os haya limpiado la mirada de tanta historia del arte y os haya devuelto la capacidad de ver lo extraordinariamente hermoso que es la sencillez.

 

Vicente Camarasa

 

 

14/10/2008 15:16. sdelbiombo #. Arte griego

Comentarios > Ir a formulario



Nuria

ay, el caballo-trompeta lo dimos ayer y me tiene loca!!
me encanta que compares con picasso, que al final con tanta grecia antigua se me va a olvidar el arte contemporáneo xD (y las fotos de los exvotos y la cerámica me vienen muuuuy bien ^^)

Fecha: 14/10/2008 19:42.


gravatar.comPabloApa

Quizás esos caballos no se diferencien tanto de los esquemáticos caballos de los beatos mozárabes prerrománicos jeje: http://www.legadoandalusi.es/legado/contenido/rutas/1024/ALL09029.jpg

Cada uno rodeado de su contexto histórico y de sus peculiaridades, pero sirve para plantearse si la Historia y más concretamente la Historia del Arte ha sido cíclica... siempre con sus variaciones y demás pero con ese paso de esquematismo...clasicismo...barroquismo... por decirlo generalíiiiisima mente xD

Bueno, saludos!

P.D.: Soy un amigo de Alba (Bita), voy con ella a clase en la carrera :P

Fecha: 15/10/2008 08:50.


gravatar.comvicente

Me pareces que tienes toda la razón, y en realidad sólo hay tres posturas ante el mundo: la realista, la antinaturalista y la ideolización que se repiten refunden y confunden una y otra vez durante toda la historia.
Gracias por tu comentario y espero que puedas colarar con algún artículo. Alba tiene mi email para mandarlo y yo lo cuelgo

Fecha: 15/10/2008 11:40.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris