Facebook Twitter Google +1     Admin

MESOPOTAMIA. LOS PRIMEROS JARDINES (Primera parte). EL ÁRBOL SAGRADO Y LOS JARDINES COLGANTES

 

 

Reconstrucción imaginaria de los Jardines Colgantes de Babilonia, con la torre de Babel al fondo (Siglo XVI)

Tomado de http://commons.wikimedia.org/wiki/Image:Hanging_Gardens_of_Babylon.jpg

 

La larga civilización Mesopotámica tuvo al jardín como un elemento clave tanto religioso como político o estético, siendo muy probablemente el origen iconográfico de los distintos edenes o paraísos que aparecen en la religión judía y que luego se trasladarán a la las cristianas e islámicas.

Otro de los motivos iconográficos de origen mesopotámico que tendrá gran influencia será la del árbol sagrado, plantado por los dioses en los actos de la creación, convirtiendo en sacro todo su entorno. De esta idea derivará tanto el árbol del bien y del mal del Génesis como el árbol de la vida (hom), motivo insistentemente repetido en las decoraciones del primer Islam. Casi todos los pueblos mediterráneos de la Antigüedad valoraron el árbol como motivo divino, asociándolo a sus lugares sagrados (el olivo en algunos templos como el Erecteión ateniense, el ciprés y los cementerios, la palmera en Egipto y el Islam…) siendo una tradición que confluirá con la celta (posiblemente ambas ideas partirían de un tronco común, originado en la India). Para saber más puedes ir

 

 

El árbol sagrado

Tomado de http://mitosymisterios.wordpress.com/tag/los-anunnaki/

 

 

Sin embargo, y aunque existan hilos comunes, no podemos hablar de un modelo conjunto de jardín para todos los pueblos que habitaron la zona, apareciendo distintos modelos y temas que cada cultura desarrollará de forma propia.

En principio podríamos  dividir su estudio en dos grandes modelos: los jardines colgantes y los llamados paraísos

 

Los jardines colgantes.

Mesopotamia (como también lo era Egipto) se constituye como una amplísima llanura aluvial constituida por la sedimentación de los aportes de los ríos Eúfrates y Tigres. Su paisaje, por lo tanto, es una constante horizontalidad que muy pronto empezó a ser contrarestada por los zigurat.

Si hacemos caso a Mircea Eliade, estos templos escalonados servirían de encuentro entre la tierra plana y el cielo, una montañas artificiales (hechas por los hombres para el culto de los dioses) para comunicarse con los dioses observando el cielo y realizando en su cumbre sacrificios.

 

Algunos investigadores proponen (aunque sin pruebas arqueológicas) que dichos zigurat incluirían vegetación en sus distintas terrazas, creando así el modelo de jardín colgante o escalonados que luego influirían en el arte islámico (Jardines Medina Zahara)

 

 

El jardín desde el modelo de zigurat

Tomado de http://www.gardencenterejea.com/index.php?sec=12&id=104

 

El paradigma por excelencia de jardines colgantes fueron los de Babilonia y aunque la leyenda atribuye su construcción a la reina Semíramis, parece más probable (según el testimonio de Claudio Josefo) es que fueron obra de Nabucodonosor II o de alguno de los reyes aqueménidas posteriores (Diodoro Sículo).

Sea como fuera muy pronto se convirtieron en una de las grandes maravillas de la Antigüedad, creándose una visión mítica de ellos en el inconsciente colectivo. Los primeros trabajos arqueológicos los realizó Koldewey (1920) y Wiseman (1985)

Aunque con ciertas diferencias los dos coinciden en una estructura de terrazas apoyada en muros y columnas y cubiertas por bóvedas que eran recubiertas por una capa de asfalto que las aislara del agua y la humedad de la plataforma superior. Todo ello crearía un efecto visual impactante, toda una cortina de verdor tras la que se intuía el palacio.

 

Técnicamente lo más dificultoso fue crear el riego. Para subir el agua a las terrazas superiores el agua se subía del Eúfrates por medio de grandes norias movidas por animales o esclavos, haciéndola subir por el interior de ciertas columnas huecas

 

 

Vistas esquemáticas de los jardines colgantes de Babilonia

Tomado de http://alenar.files.wordpress.com/2007/08/jardinescolgantes.jpg 

 

Todo este panorama arqueológico se corresponde con bastante exactitud con las primeras palabras que se escribieron sobre estos jardines, obra del historiador y viajero Heródoto, en el siglo I

 

Este consta de terrazas abovedadas alzadas unas sobre otras, que descansan sobre pilares cúbicos. Éstas son ahuecadas y rellenas con tierra para permitir la plantación de árboles de gran tamaño. Los pilares, las bóvedas, y las terrazas están construidas con ladrillo cocido y asfalto

 

Os dejo algunos vídeos, siempre hipotéticos, sobre estos jardines

 

http://www.youtube.com/watch?v=gctUkmv9gyE&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=cOYRKlzl5Pc&feature=fvw


 

Vicente Camarasa

29/10/2008 18:17. sdelbiombo #. Arte mesopotámico

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comNuria

Oh, los dibujos de los jardines de babilonia son geniales!
Gracias por estos artículos, me sirven mucho para repasar ^^

Fecha: 31/10/2008 00:18.


Nuria

Oh, los dibujos de los jardines son geniales!
Gracias por estos artículos, me sirven mucho para repasar ^^

Fecha: 31/10/2008 00:27.


gravatar.comalenarte Revista

Le agradezco muchísimo la cita de nuestra referencia. No se suele hacer en Internet y es muy de valorar.

Fecha: 16/11/2008 18:45.


gravatar.comleonardo

eso es mentira lo del arbol de la ciencia del bien y del mal ese dibujo es falso deja de mentir y acepta a cristo en tu corazon

Fecha: 21/11/2008 22:58.


no me conoses

esta muy bien y me sirve para estudiar

Fecha: 02/06/2009 03:17.


tm me conoces

esto me cirve paraestudiar y no lo encontre en ninguna otra parte gracias

Fecha: 21/06/2009 23:12.


gravatar.comanonima

esto me ayuda con mi tarea

Fecha: 21/05/2010 00:49.


gravatar.comdavid

esto es lo mejor me pusieron la tarea para entregarla en 8 dias lo busque 5 dias hasta que porfin esto muxas graxias les devo una

Fecha: 14/05/2011 23:50.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris