Facebook Twitter Google +1     Admin

REMBRANDT (III). LA LUZ COMO UNA AGUA OSCURA, LEVEMENTE DORADA

Si tuviéramos que caracterizar la obra de Rembrandt en sus datos fundamentales deberíamos citar, al menos, cuatro cuestiones básicas: la penetración psicológica, la complejidad espacial y compositiva, la evolución de su pincelada y un tenebrismo muy particular, esa extraña luz que baña sus cuadros, tan espesa, tan misteriosa,  que parece un fluido oscuro, levemente dorado. Veamos esto último con algo más de detalle.

 

En principio podríamos hablar de una revisión del tenebrismo de Caravaggio al que se une la pincelada suelta y los dorados de Tiziano.

 

Tiziano. Danae

Tomado de http://es.wikipedia.org/wiki/Tiziano

 

 

Caravaggio. La cena de Emaús.

Tomado de http://es.wikipedia.org/wiki/Caravaggio

 

Sobre esta base Rembrandt evolucionará durante su vida intentando hacer cada vez menos tajante la división entre luz y sombras, hasta que ambas se unan de una manera imperceptible. Con esta técnica iluminará fondos produciendo post-imágenes tras las figuras (Ver Van Gogh). 

Pero el negro no será puro como ocurre en los maravillosos de Velázquez, sino que siempre se encuentra teñido de una luminosidad dorada que da calidez a la imagen, la vuelve más emocional y cercana, como se puede observar en el maravilloso ambiente que rodea a Danae, en donde la lluvia dorada (el propio Zeus) ha llegado a invadir todo el ambiente, corporeizándose en el aire inquiero de la habitación

 

Danae, 1636 –

Tomado de

 http://commons.wikimedia.org/wiki/Image:Rembrandt_van_rijn-self_portrait.jpg

 

Junto a este típico color oscuramente dorado, Rembrandt utilizará (como es normal en el mundo barroco de Caravaggio o Rubens, pero no tanto en Velázquez), los colores cálidos, especialmente el rojo y el dorado. Esta será otra lección aprendida de Caravaggio (del que nunca vería ningún cuadro pero del que había en Holanda legiones de imitadores). Tanto el italiano como el holandés utilizarán esa serie de cálidos (dorados, rojos) para llamar la atención sobre ciertos lugares del cuadro, obligando al espectador a moverse por ciertos itinerarios ya casi previstos

 

1635 – La fiesta de Belshazzar Mira el arco que hace el manto dorado de Baltasar y la mujer de rojo en la esquina derecha, dejando aislados, a cada uno de los lados del cuadro, la inscripción divina que anuncia la pronta ruina de su reino (arriba, derecha) y los personajes horrorizados de la izquierda.

 

Tomado de

 http://commons.wikimedia.org/wiki/Image:Rembrandt_van_rijn-self_portrait.jpg

 

Junto al color la luz desarrollará un importante papel, recurriendo a veces a audaces contraluces como este de Sansón, que deja a los principales actores casi en tinieblas, como terribles sombras para que toda nuestra atención se concentre en el fondo iluminado y la feroz cara de Sansón a la que acaban de sacar un ojo mientras Dalila huye con su cabellera cortada (el origen de su fuerza)

 

1636 – La ceguera de Sansón Sanson

Tomado de

 http://commons.wikimedia.org/wiki/Image:Rembrandt_van_rijn-self_portrait.jpg

 

En otras ocasiones los contrastes, aún fuertes, no quieren dar dramatismo, sino sólo acotarnos lo que le interesa al pintor que veamos, dejándonos el resto en una sombras tan espesas que nuestra atención apenas repara en ello.

 

Betsabé

Tomado de http://www.elpais.com/fotogaleria/Prado/salda/deuda/Rembrandt/5800-2

 

Pero si hay un cuadro en la exposición en donde la luz se vuelva mágica (por lo menos a mi parecer) es este Descanso en la Huida a Egipto

 

Descanso en la Huida a Egipto

Tomada de http://www.rembrandtpainting.net/rmbrndt_1636-1654/flight_into_egypt.htm

 

Frente al ambiente nocturno hecho de miles de veladuras que lo envuelven en la niebla (casi como un paisaje romántico), la hoguera, su reflejo en el agua y la luz que ilumina a los diminutos personajes crea un círculo de protección casi perfecto, de calor ante el frío y el desasosiego del exterior (En la exposición este cuadro gana de una forma espectacular y, aunque sea pequeño, resulta una de las joyas de la misma)

 

Puedes ver más de Rembrandt en el blog en Rembrandt.-las-dos-vidas-de un pintor y Rembrandt, pintor de pintores

Vicente Camarasa

 

04/11/2008 20:50. sdelbiombo #. Rembrandt

Comentarios > Ir a formulario

sdelbiombo

Nuria

Creo que entre esta semana y la siguiente me pasaré POR FIN por el prado para que dejes de darme envidia con estos artículos...

Fecha: 04/11/2008 22:12.


gravatar.comEstefanía de Antonio

Hola Vicente,
En primer lugar quería felicitarte por este extraordinario blog. Cuando tengo un rato, me doy un paseo por tus artículos y disfruto muchísimo. Ya sabes que siempre te he admirado y que he sido una fiel alumna y seguidora tuya dentro y fuera del colegio.
Te escribo para contarte que Álvaro Martín y yo nos hemos apuntado al curso monográfico de El Prado sobre Rembrandt (17 y 18 noviembre). Ya te contaré qué tal, pero me han hablado muy bien de estos cursos.
Un fuerte abrazo.
P.D: Ahora vamos a poder competir contigo, al menos en lo que a Rembrandt se refiere... ;)

Fecha: 14/11/2008 19:16.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris