Facebook Twitter Google +1     Admin

Superficie y color. ESTEBAN VICENTE

Tomado de http://diane-images.blogspot.com/2008/07/gray-space-forms-1959-john-hultberg.html

 

En La Casa del Siglo XV hay varios rectángulos colgados de la pared. Unos están dispuestos de forma horizontal y otros verticalmente. Creo que todos ellos tienen un listón de madera a modo de marco y un cristal protector. El soporte físico de estos planos rectangulares es el papel; algunos tienen papeles pegados sobre el que sirve de fondo y se llaman collages. Todos los rectángulos poseen finísimas capas de color que son el resultado de haber deslizado una barra de pigmento compactado sobre su superficie o de aplicar un líquido coloreado más o menos denso. En algunos casos estas capas no acaban de cubrir totalmente el fondo. También hay zonas negras tan estrechas y alargadas que parecen tener una sola dimensión; son las líneas que delimitan de forma incierta las masas de color. Tanto las zonas coloreadas como las líneas, en función de la cantidad de pigmento que poseen, son más o menos intensas, dejando ver, en ocasiones, el color del fondo limpio o manchado de forma casi imperceptible. Hay algunas partes en las que el pigmento seco sólo ha quedado adherido a los resaltes más abultados de la textura del papel, dando lugar a formas leves, medios tonos y suaves matices.

 

 

Tomado de http://www.artehistoria.jcyl.es/artesp/obras/23569.htm

 

Como los colores son diversos y no están repartidos de modo aleatorio sino concienzudamente, crean determinadas formas que son como las palabras de un idioma del que no acabamos de distinguir los detalles de su conversación pero al que entendemos perfectamente su tono amable y tranquilo pensando que, posiblemente, sus palabras no se refieran a nada sino que hablen de sí mismas. Estas "palabras plásticas" que observamos en la superficie de los distintos rectángulos y que, siendo siempre distintas, guardan ciertas semejanzas mutuas, tanto en las formas como en el uso del color, permiten reconocer con claridad el lenguaje propio del gran artista de Turégano, residente en Nueva York, Esteban Vicente. Como señas de identidad de este lenguaje predominan las figuras rectangulares y poligonales pero de aspecto nada geométrico y dispuestas de tal modo que huyen de las grandes tensiones en la misma medida en que lo hacen de la simetría y del equilibrio absolutos. La mancha domina sobre la línea por lo que los límites son más bien indeterminados y existe un cierto predominio de lo difuso sobre lo concreto.

 

Tomado de

http://www.museopatioherreriano.org/MuseoPatioHerreriano/coleccion/listado_de_autores/searchObra/156/430

 

Superficie coloreada. Eso es la pintura, ni más ni menos. Una superficie generalmente plana y cubierta de colores distri­buidos en un determinado orden. Y la pintura de Esteban Vicente quiere ser sólo eso, superficie y color. Y si lo característico de la pintura es la existencia de colores sobre un plano, puede pensarse, con Clement Greenberg, que en la medida en que la pintura sea eso, sólo eso y nada más que eso, será más verdadera y más pintura. Así pues, la pintura no tiene por qué crear ilusiones de profundidad ni representar las cosas de la realidad intentando confundir a quien la mira, sino presentarse a sí misma como una nueva realidad.

El espectador que se sitúa físicamente delante de estas pinturas, el que se mueve en el justo espacio de la pequeña sala, recibe en su retina la imagen de su materialidad física y formal. Transmitido ese reflejo a su cerebro, no tiene por qué sugerir nada ni por qué expresar sentimientos ni estados de ánimo, aunque sí puede provocarlos, sin duda benéficos. Benefíciese.

 

Esteban Vicente

Tomado de http://www.march.es/arte/anteriores/fichas/fichaartista.asp?clave_autor=177&clave_expo=135

 

Jesús Mazariegos

17/11/2008 21:21. sdelbiombo #. Después del 1945

Comentarios > Ir a formulario

sdelbiombo

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris