Facebook Twitter Google +1     Admin

BERTHOLD VOLBERG

Hola. Después de estudiar en mi Colonia natal y Madrid Literatura española e hispánica (quedándome con mis favoritos San Juan de la Cruz, Calderón, Sor Juana Inés de la Cruz y Luis Cernuda), historia de América (¡viva América barroca y mestiza y mulata, que vaya derrotando al imperialismo yanqui!) y un poquito de filosofía (es que con demasiado pensar me marea), he tenido el privilegio de estudiar también en la ciudad que para mí - a pesar de las atrocidades arquitectónicas cometidas durante la última década - la más bella del mundo mundial: Sevilla.

Después de escribir mi tesis, una comparación de los poemas de Francisco de Aldana con los de San Juan y Santa Teresa, siempre he vuelto a Sevilla.

Allí encontré mi "patria espiritual" (la verdad es que no me gusta citar al último Papa) y se me abrieron los ojos. Rodeado de tanta belleza barroca y mudéjar, descubrí que mi verdadera vocación, aparte de poeta frustrado, es la historia del arte hispánico. Y Sevilla me ha regalado una avalancha de inspiraciones, sobre todo por las impresiones de su incomparable Semana Santa. Y fue en la Semana Santa sevillana donde tenía el honor de conocer no a la Duquesa de Alba, pero sí al Señor del Biombo, este excepcional maestro de la historia del arte con quien he compartido junto a la dueña tantos momentos cumbres macarenos y trianeros. Lo que él no comparte conmigo es mi opinión que el Arte ha muerto con el Barroco (bueno, casi, hay excepciones), siendo el Barroco el único estilo de arte y arquitectura universal y presente en TODOS los continentes (menos la Antártida).

Me considero culturalmente católico, pero creo que a nuestra Iglesia vieja y decadente le hace falta urgentísimamente un Papa como Obama...

¡Sí, podemos!

Comentarios > Ir a formulario

sdelbiombo

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris