Facebook Twitter Google +1     Admin

SAN SIMEÓN EL ESTILITA. PIEZA MAESTRA DEL PALEOCRISTIANO ORIENTAL

Kal’at Simân, como le llaman los musulmanes, es una de las ruinas más gloriosas que he tenido la oportunidad de contemplar. Un lugar mágico, un mundo original e inquietante como fueron los primeros tiempos del cristianismo

Como ya hablamos en otra ocasión, San Simeón fue uno de los referentes de todo el movimiento primero ermitaño y luego cenobita que extendió con rapidez por todo el Mediterráneo.

 

Tomado de http://es.wikipedia.org/wiki/Sim%C3%B3n_el_Estilita

San Simeón en su columna tentado por la serpiente

 

San Simeón (siglo V) nace cerca del lugar y, acuciado por el ansia de salvación, se convertirá en monje a partir de los 15 años, siendo expulsado del monasterio por el rigor excesivo de su penitencia (en la que se incluían ayunos totales de meses enteros o el uso del cilicio, tal vez inventado por él).

Tras vivir unos años en una cueva decidió finalmente lo que le daría fama eterna, vivir retirado sobre una columna desde la que predicaba y que cada vez hubo que recrecer más ante las masas de gentes que ansiaban su palabra

 

Tomado de Tomado de http://es.wikipedia.org/wiki/Sim%C3%B3n_el_Estilita

 

De ella bajaba por la noche, para dormir en una pequeña choza junto a su basa mientras su santidad crecía y numerosos files se unían a él en su vida penitencial, creándose el cenobio, más tarde iglesia a la que se terminó añadiendo nuevas basílicas y baptisterios Nos ocuparemos en el primer post de la basílica, dejando los otros elementos para otro segundo

Todo el conjunto se encuentra en un gran páramo calizo (un desierto) cercano a Alepo, en un pequeño monte que domina gran parte del territorio.

En la gran explanada central, en uno de los lados del eje largo nos encontramos la basílica. Su planta es la de una cruz griega de brazos iguales, un espacio centralizado bien distinto de los longitudinales occidentales

Tomado de http://arteinternacional.blogspot.com/2009/06/el-arte-paleocristiano-supone-un-cambio.html

 

En realidad, el plano no estuvo previsto de una forma original, sino que se trató de cuatro basílicas ,con ábsides en la que se encuentra hacia el este, que se agrupaban en torno a una gran rotonda central en donde se encontraba el foco de atención: los restos de la columna, casi insignificante en la actualidad al ser robadas miles de esquirlas por los peregrinos

Si nos introducimos por su basílica central, y tras una amplias escalinatas de acceso, encontramos un nártex y tres amplias naves que han perdido su cubierta. (de madera plana, con techumbres a dos aguas)


Si la recorremos longitudinalmente llegaremos a la rotonda central en donde se encuentra la columna. Desde ella podremos advertir claramente una curiosidad que ya se podía ver en planta. Las naves hacia el este se encuentran ligeramente desviadas hacia la derecha. La cuestión se ha atribuido a un intento de reflejar la caída de la cabeza de cristo muerto en la cruz, como será habitual en algunos románicos tempranos.

Todos los elementos  corresponden (como es habitual al paleocristiano) al repertorio clásico (columnas, capiteles corintios, arcos de medio punto, frontones…) al que se añade una forma decorativa mucho más rica, movida, con numerosos trépano que es típica de lo oriental (lo podéis ver ya en la Palmira romana) y que (al igual que las plantas centralizadas) serán reutilizada por el mundo bizantino.

Os dejo una galería de imágenes para que podáis ver todo esto y numerosos rasgos iconográficos aún paleocristianos.


Los famosos acantos movidos por un invisible viento

Los también famosos acantos espinosos

Cruz patada en su clípeo

Cruz con alfa y omega

Cruz siriaca, cristianización de un antiguo elemento pagano-solar

En el lado este encontraremos también una pequeña capilla (longitudinal) que se relaciona íntimamente con el gran volumen del monasterio en donde fue instalado el cenobio cada vez más numeroso. En ella se celebraba la liturgia de las horas, dejando el gran espacio cruciforme para las grandes celebraciones masivas.

 


Restos del monasterio

 

Imágenes y texto

Vicente Camarasa

Comentarios > Ir a formulario



gravatar.comAna

Qué envidia de viaje......

Fecha: 20/09/2010 15:10.


gravatar.comSusana

Felicidades, por el viaje, por el artículo, ¡y por las fotos!

Fecha: 23/09/2010 09:45.


gravatar.comcugamo

Muchas gracias!! necesitaba verla

Fecha: 28/10/2010 19:19.


gravatar.comana

Estoy estudiando Historia de Arte por la UNED y este tipo de reportajes fotográficos me resultan muy muy prácticos. Muchas gracias.

Fecha: 11/10/2014 08:06.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris