Facebook Twitter Google +1     Admin

UN EREMITORIO VISIGODO: LA CUEVA DE LOS SIETE ALTARES

 

 

Una constante en numerosas religiones es la huida del mundo, la búsqueda del desierto y la soledad como una forma de autoconocimiento personal a través de la penitencia del cuerpo y la soledad. Son los llamados eremitas, anacoretas o ermitaños.

 

 

Las tentaciones de San Antonio (siglo III-IV) por el Bosco

Tomado de http://es.wikipedia.org/wiki/Antonio_Abad

 

Probablemente su origen habría que buscarlo en Oriente, entre las religiones hindúes y taoístas en donde la naturaleza y la relación con ella son piezas fundamentales de su pensamiento.

En Occidente, aparecerán fundamentalmente con el judaísmo (Elías, San Juan Bautista) y el cristianismo, pero será especialmente a partir del siglo IV d C. cuando estas costumbres sean cada vez se extiendan más. Según algunos especialistas las razones serían varias pero podemos destacar dos especialmente: el desprestigio de la ciudad y de la religión que se va popularizando y masificando.

Según Le Goff desde el siglo VI, el papa Gregorio I, Gregorio Magno, hace hincapié en la figura de Job (…) Job es un justo que, de repente, se ve sumergido en una serie inexplicable de calamidades, hasta conocerla indigencia extrema y ser objeto de desprecio. Representa la humillación completa del hombre ante Dios, pero gracias a esta humillación, devuelta en forma de humildad, se eleva a la reconciliación

A semejanza de Job, el cristianismo de la Primera Edad Media se salva humillándose ante Dios

Le Goff, (J En Busca de la Edad Media. Paidós 2003)

En el 313, con el famoso edicto de Milán, la religión católica es aceptada en el Imperio Romano y muy pronto (edicto de   ) se convertirá en la religión del Imperio. Las grandes ciudades se convierten en las primeras sedes episcopales y se comprueba una rápida adhesión de las capas populares a la nueva religión que pasa de ser una secta (en el buen sentido de la palabra) elitista y con miembros muy comprometidos a una religión oficial, íntimamente relacionada con el poder y cada vez más reglada.

 

 

Frente a ellos el anacoreta o ermitaño buscará vías más personales de unión con Dios, sin necesidad de Iglesia. Es lo que se denomina vía ascética, que será seguida, entre otras tantas opciones, por los sufíes islámicos o la mística cristiana. Se basará en el retiro del mundo para la lectura y la meditación a las que se unirá las privaciones de todo tipo, las penitencias en formas de azotes, golpeo con piedras… Se trataría de considerar al cuerpo y sus vicios (lujuria, gula, orgullo…) como una cárcel para el alma. Por eso se castigará a la carne para dejar que el alma pueda elevarse y conocer a Dios. (Como el famoso San Simeón el Estilita, 20 años subido a una columna)


 

 

San Jerónimo del Greco

Tomado de http://commons.wikimedia.org/wiki/Category:Saint_Jerome

 

Muchos de estos ermitaños comenzaron a tener fama de santones y sanadores por lo que muy pronto comenzaron a recibir visitas de personas interesadas por seguir su modelo de vida. Se crearán las primeras comunidades o cenobios, al principio sumamente libres, y poco a poco organizados a través de Reglas, siendo el origen del monacato.

 

En España este movimiento eremita llegó con el cristianismo, y alcanzó un primer momento de éxito a mediados del siglo VII, cuando Recaredo abjura del arrianismo y se convierte al cristianismo. Uno de los cenobios de esta época es esta Cueva de los Siete Altares, en el cañón del Duratón (Segovia).

 

 

Aprovechando una cueva natural, la comunidad debió agrandarla  y crear en la propia roca una serie de arcos de herradura que servirían de altares (y quizás sobre ellos, pequeños relicarios)

 

 

Como es habitual en estas primeras comunidades, cada anacoreta viviría en plena soledad lugares como éste serían los únicos lugares de reunión semanal en donde la comunidad realizaría algún tipo de rito conjunto.

 

 

Estas costumbres anacoretas seguirán vivas durante siglos en la zona, siendo San Frutos (siglo VIII) el ermitaño más conocido

 

 FOTOGALERÍA ENLAZADA DE ARTE VISIGODO

 

 Vicente Camarasa 

29/07/2009 08:00. sdelbiombo #. Prerrománico

Comentarios > Ir a formulario

sdelbiombo

JV

Me vienen a la memoria otros no menos bellos: San Millan de Suso y como no todo el románico rupestre de Palencia. Ya hablaremos de una de esas joyas: Olleros de Pisuerga.

Fecha: 29/07/2009 14:36.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris