Facebook Twitter Google +1     Admin

DUANE HANSON. El engaño a la mirada y algo más del hiperrealismo.

 

¿Quién es la persona real y cuál la obra de arte? Si queréis saberlo podéis ir a la exposición Duane Hanson, el sueño Americano, en la Fundación Canal (en la plaza de Castilla, junto al antiguo depósito de Agua, hasta el 24 de agosto)

Para entonces tal vez os convendría saber quién fue Duane Hanson y en qué consistió el hiperrealismo. Para ello deberíamos empezar en el famoso Andy Warhol, el gran creador del Pop art. Seguro que habéis visto alguna de sus famosas imágenes de Elvis, la lata de Sopa Cambells o sus cajas de Brillo (un famoso detergente americano).

 

Elvis doble. Extraído de http://elvisvive.wordpress.com/2007/10/02/andy-warhol-elvis

 

En todas ellas había una radical ruptura con el arte anterior, dominado por el expresionismo abstracto tipo Pollock. Frente a él, Warhol planteaba el retorno a la realidad, la más simple de las realidades, la de la sociedad de consumo.

Por ello llenó sus obras de rostros y marcas conocidos por todos, ampliando el campo del arte de una forma nunca conocida. Ya no había grandes temas, su actitud había conseguido destrozar cualquier tipo de jerarquía.

Junto a esta revolución, Warhol protagonizó un retorno hacia lo realista. En ello también fue brutal su forma de trabajar, pues rompiendo la idea tradicional del dibujo o la pintura, Warhol recurrió a la fotografía (más o menos retocada) o a los propios objetos reales que exponía en la sala de exposiciones.

 

 

Caja de Brillo. Extraído de

 http://www.fotos.org/galeria/showphoto.php/photo/128/sort/1/cat/518/page/10

 

Como veis Warhol fue mucho más allá de hacer imágenes famosas, y como ya hiciera Duchamp, renovó por completo el concepto de arte, incluso en la propia figura del artista como un producto vendible (que como ya comentaba Mar en el artículo de Dalí, tenía en el pintor español un claro antecedente).

 

Desde esta nueva tradición artística surgieron multitud de tendencias, siendo una de las más conocidas el hiperrealismo. Este nuevo estilo se basaba en dos ideas de Warhol: la importancia de lo cotidiano y banal (sin importancia), y la vuelta al realismo cada vez más extremo (de lo que sacaría su nombre, hiperrealismo).

Muchos artistas optaron por una pintura tan sumamente realista que el espectador tiene verdaderas dificultades para saber si es o no una fotografía.

 

Estes. Extraído de  http://lachispadecuada.wordpress.com/category/arte

 

Otros, como Hanson o De Andrea, se inclinaron por la escultura, utilizando nuevos materiales como resinas, poliéster, postizos, vestidos y objetos reales para conseguir esta ambigüedad entre lo real y lo fabricado con la que comenzábamos el artículo.

Cuando uno entra en la exposición (y especialmente desde lejos o en las figuras vistas por detrás) se produce un fuerte desasosiego ante las esculturas, pues las percepciones son complejas y el policía o la pareja de ancianos sentados en el banco son … parecen unos visitantes más en la sala.

El equívoco se rompe cuando nos acercamos. Se descubre el truco y las figuras vuelven a ser esculturas muy realistas, pero esculturas al fin y al cabo.

Si queréis verlo con vuestros propios ojos y sin salir de casa mirad el vídeo de la exposición que podéis encontrar en la página de la fundación canal

http://www.fundacioncanal.com/videos/hanson  

 

Pero junto a esta primera impresión que genera la hiperrealidad, la obra de Hanson tiene otros méritos que, habitualmente, suelen quedar en un segundo plano, siendo acaso lo más importante (y duradero) de su obra. Está, sobre todo, una visión crítica de la América moderna. Mirad esta foto:

 

Hanson. Turistas.

Extraído de http://www.bluemag.es/2007/10/26/esculturas-hiperrealistas-de-duane-hanson

 

Más allá del parecido con lo real, ¿qué más nos provoca?

Son guiris, ¿verdad? Turistas en su mayor y más negativa expresión. Sus calcetines blancos, la bolsa de la mujer, la gorra o la terrible camisa del hombre nos hablan de  unos verdaderos profesionales del viaje-expresss, con su cámara de fotos para recordar lo que apenas se vio un segundo.

¿Cuántos creéis que aguantarían delante de un cuadro? O, mejor incluso, ¿de qué les servirá el viaje, qué comprenderán o aprenderán de él? Seguramente nada, ¿verdad? Pasarán de una ciudad a otra como una colección de cromos que enseñarán a sus amigos, agotándoles con larguísimas sesiones de fotos en las que seguro que se oirá… Esto es BarcelonaNo, no, Barcelona fue al día siguiente. Esto es París, cuando nos dejaron diez minutos para ver la Torre de Pisa

Como veis hay un mensaje crítico más allá del puro impacto visual, y en su obra desfila toda esa América menos glamorosa de la clase media estadounidense de vidas vacías, alienada, monótona… La cara contraria a la imagen que pretende proyectar Hollywood con sus grandes producciones. En la obra de Hanson no hay espacio para las grandes estrellas ni sus vidas de cuento, sólo una realidad dura, sin estilismo, peluquería ni maquillaje.

 

Éste es el valor de sus imágenes, la pura realidad también en lo iconográfico. La realidad sin belleza que se encuentra en el extremo contrario de lo que haría Botticelli si viviera en el XX, pero quizás no tan lejos de un imposible Velázquez contemporáneo (pensad simplemente en sus bufones).

Sin embargo, y aunque ya hablaremos más delante de ellos, a mi, personalmente, me interesa más en este estilo Antonio López o el canadiense Penny, no tanto por su realismo sino por su forma poética de ver el mundo (el primero) y las esculturas gigantes que juegan con el espectador y sus percepciones en el segundo

 

Antonio López. Gran Vía.

Tomado de http://manudeop.blogia.com/temas/otros-artistas-hiperrealistas.php

 

 

Penny. Arco 2008

 

Si quieres saber más del autor o del estilo puedes consultar

http://www.bluemag.es/2007/10/26/esculturas-hiperrealistas-de-duane-hanson

 http://manudeop.blogia.com/temas/otros-artistas-hiperrealistas.php

 

Vicente Camarasa

29/07/2008 23:31. sdelbiombo #. Después del 1945

Comentarios > Ir a formulario

sdelbiombo

Guille

Me fascina la primera...

Fecha: 01/08/2008 02:09.


Margot

Sugerencia: a alba le encantaría un análisis profundo de Estes....tiene láminas de él colgadas en su habitación. Como curiosidad comentaré que en cada obra de Estes (según me dijo Alba) su nombre está escondido.

Fecha: 01/08/2008 02:33.


gravatar.comCris Xococrispip!

Qué pasada de artículo...
He de decir que jamás me gustó el arte contemporáneo pero, a partir de las clases de final de curso sobre artistas como Pollock o Picasso, me he dado cuenta de que, como bien dijiste en clase,Vicente,no podemos mirar el arte más actual como se miran, por ejemplo, Las Meninas, pues el arte moderno es mucho más.Y digo esto porque en él hay algo más que técnica y belleza,algo indescriptible que ,en el momento de mirar una obra abstracta o una obra hiperrealista(o muchas obras de los siglos XIX, XX y XXI)hace que se remuevan en nosotros gran cantidad de sentimientos y pensamientos que transforman a la obra que estamos viendo en una pequeña parte de nosotros que jamás podremos olvidar.

Fecha: 19/08/2008 02:53.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris